Estas en » El mundo de Julipo » Archivo de Relatos » Abril 2006 » Maximum Embolatorium
miércoles 5 de abril de 2006, 22:00:00
MAXIMUM EMBOLATORIUM
Tipo de Entrada: RELATO | 2009 visitas

Relato ganador del Concurso de Rutas de Barrabes en 2004. Era semana Santa y estábamos, Eva, Nuria, Edu, Dani y yo (Julio) acampados cerca del refugio del Toubkal (Atlas Marroquí). El día anterior habíamos ascendido el Toubkal (4165m.) y teníamos ganas de hacer cosas interesantes...

Dani pa arriba
[+] click para ampliar

Dani pa arriba
Edu draitulin
[+] click para ampliar

Edu draitulin
Julipo arremangao
[+] click para ampliar

Julipo arremangao
Evita en travesia
[+] click para ampliar

Evita en travesia

El día todavía no ha amanecido y ya Edu nos ha venido a despertar. Hoy nos vamos de ?embolao?!!!. Queremos hacer un corredor nuevo que lleve directamente a la cima del Bigginoussene. Desayunamos y preparamos el material y a las siete y media estamos a pie de corredor.

Ascendemos rápidamente por el corredor de nieve algo mala, es bastante estrecho y hay algunos tramos de mixto. Con una inclinación de 40º-45º y al final de la  rampa de 300 metros la visión del refugio Nellter proporcionan asombrosas instantáneas. Caen algunas piedras y trozos de hielo, debido a que el corredor esta orientado al sur el sol lleva golpeando con sus rayos los leves lazos que hay entre la roca y hielo.

El corredor conecta con el espolón SE del Bigginoussene, aquí torceremos a la izquierda tomando el espolón. De ascenso fácil, vistas excepcionales, algún tramo de escaldada (II). Vamos disfrutando del día, el espolón parece llevarnos hasta la cúspide. Nos permitimos algunas paradas extras donde Eva no para de mimarnos a base de recordarnos constantemente que bebiéramos agua y nos echáramos crema.

Es un día perfecto el sol brilla en todo su esplendor, estamos en un sitio completamente nuevo, nadie, que sepamos, ha subido por aquí. Nos vamos turnando para abrir huella. El espolón se vuelve mas empinado hasta que empalma con la pared E del Bigginoussene, aquí hay un pequeño collado donde se ha formado una cornisa. Menudo viento tuvo que haber aquí arriba hace dos días,  cuando estuvimos metidos en una ventisca de la leche con un viento gélido que hacia que la nieve se congelase en mis pelos, aun puedo oír el pequeño tintinear de mis rizos helados  a modo de cómica melodía.

            Entonces la pared  se abre a una zona de menor inclinación donde hay una pala de nieve de unos 30º. Intentamos llegar a  ella, así que tomamos  la línea recta que nos lleva  a una banda rocosa de unos diez metros. Parece que de frente no se puede salvar. Investigamos y encontramos un camino a la derecha; una pequeña canal de mixto que lleva a la parte cimera de la banda con una inclinación de 60º y un poco expuesto, ya que una caída te manda directo 500 metros abajo. Pero se sube muy bien incluso con algunos paso de diedro sobre hielo y roca, que el Dani ejecuto con gran maestría, todo por la imagen!!!!.A este paso le hemos llamado ?emblodromo?.

  El Edu menciona que como tengamos que descender esto va a ser un poco chungo... que razón tenia... A partir de aquí una rampa de 55º nos lleva a otra banda rocosa, esta es más alta. Al llegar a ella nos damos cuenta que por la izquierda es insalvable a no ser que montes un par de rápeles buenos y enlaces con otro corredor. Recordar que no llevamos cuerda!!!!, puñetera cuerda, seguro que se esta jactando de nosotros en su bolsa de plástico en la ciudad condal. A la derecha no miramos pero parece tener la misma pinta. Sabemos que si superamos esta parte la pared se abre en laderas de  nieve de ascenso fácil hasta los 4000 metros. La propia banda rocosa se puede trepar y pasar, pasos de IV y V, pero no llevamos la cuerda!!!, y la cosa ya es bastante expuesta para andarse con inventos.

       La cosa pinta a retirada ...
Nos retiramos en los 3700 mas o menos, descendemos con cautela ya que la nieve empieza a estar pastosa, El ?embolodromo? lo bajamos con un poco de acojone y después volvemos por la arista hasta llegar al pequeño collado donde estaba la cornisa. Este seria un momento clave. A nuestra izquierda (recordar que estamos bajando), aparecen por el corredor S, ruta normal de ascenso, un grupo de madrileños. Y hablamos con ellos a gritos y nos comentan que la nieve esta muy blanda. Edu nos convence para hacer una travesía a través de la pared o unas palas de nieve, inclinación bastante, y en caso de caída, tobogán de la leche!!!. Después de unos 100 metros de travesía a través de la nieve pastosa, llegamos a la mitad del corredor S. Allí descansamos y contemplamos el Toubkal!!!, rito repetido todas la veces que Eva tenia que hacer sus necesidades. 
      Las cascadas de hielo se están desmontando y no dejan de caer trozos por las laderas cercanas.  Son las 12 y media y no sabemos si bajar o culminar la ascensión, la nieve esta realmente asquerosa. Nos cuesta ponernos de acuerdo, pero al final subimos, tomamos los tramos donde aflora mas la roca,  para evitar enterrarnos hasta la cintura de nieve húmeda.  Incluso pinchamos algunos tramos de hielo .

  Tomamos altura rápidamente y llegamos al collado, allí divisamos la plana marroquí y lo que nos queda de subida, estamos de nuevo a 3700. Rodeamos por el norte un Gendarme, el Dedo de Tadat (3837m.) , Embolao Potencial para otra aventura ...

Tomando la arista NE subimos  a buen ritmo a través de nieve y roca.  Poco a poco la pendiente se vuele mas acentuada, en un momento cerca de los 4000m nos encontramos con un contrafuerte, entonces  salimos de la arista hacia la izquierda,  pared E, se puede ir también  por la  pared N, o eso creemos.... Así que bordeando la arista a través de nieve llegamos a una zona donde hay una pared, cuatro metros, no mas, un paso de IV expuesto en ?dry?, que te devuelve a la arista, ya con una inclinación casi nula, de ahí a la cima  tramos sin peligro y sin nieve. Pobres crampones!!!!.
Ya hemos llegado a la cima, ha costado!!!, las vistas son increíbles, nos sacamos unas fotos y pronto a buscar un descenso. Siguiendo  la arista hacia el S, parece que el camino esta marcado con mojones de rocas. La arista esta algo desmontada y hay algunos tramos de destrepe fácil. En uno de estos destrepes  pasamos por un mini collado (2m de largo) donde confluyen dos corredores, uno a cada lado los dos con 60º.
Seguimos adelante pero rápidamente nos damos cuenta que la cresta se corta en un rapel de la leche. Así que solo queda bajar por el corredor que hemos visto. Primero baja Edu, abriendo huella, Dani me invita  a bajar de segundo, yo rápidamente acepto la propuesta denotándose las pocas ganas que tengo de quedarme allí arriba.
 Así bajamos unos 40 metros de nieve buena, no se para de oír el chasquido hueco  sobre el casco de los trozos de nieve que tira el compañero que llevas por arriba. Edu abre una travesía que atraviesa justo el espolón SE. Esta nos lleva una serie de palas llenas de nieve (pared E) y que nos conducen directamente al corredor S. Vemos como la niebla sube poco a poco, ya ha tapado el CB. Llegamos al corredor y bajamos, introduciéndonos cada vez en la niebla, una niebla de color marrón, es calima!!!, bienvenidos al desierto!!!!!.          Cuando por fin salimos al valle principal, la visibilidad es 5 metros, nos guiamos un poco por las huellas de los madrileños que han bajado por aquí y nos metemos por un pedregales detrás de los pobres sonidos que nos llegan del CB. De repente aparecemos entre las tiendas de colores, algunos grupos nos preguntan si éramos los que habían salido a las 7 de la mañana, parece que todo el CB conoce nuestra situación. Unos madrileños primero y unos vascos después conversan con nosotros mientras contamos el ?embolao? del día. Mientras, Nuria que se había quedado en el CB todo el día habla con Edu. Nuria estaba preocupada por nuestra tardanza y había avisado al guarda del refugio y al resto de expediciones. La niebla se había metido en el valle desde primeras horas de la tarde, nadie, excepto nosotros sabíamos que a partir de los 3600 había un sol radiante, quizás  fuera lo que despertó el temor de nuestra compañera.

            El resto de fuerzas que nos quedan las empleamos en preparar una buena cena. Pollo, puré de patatas y pasta son las delicias que caen rápidamente frente a nuestro voraz apetito. Sin mediar casi palabra nos dirigimos a nuestra tienda a descansar, de fondo se escuchan las conversaciones de las otras tiendas, intentamos leer pero es imposible, en menos de media hora estamos dormidos. El día ha sido muy duro pero también muy divertido y hermoso.

A las cinco horas nos levantaríamos para hacer un corredor nocturno hasta el Ras y el Timesguida...


 Si quereis verlo publicado:

http://www.barrabes.com/cuadernos/articulo_rutas.asp?id_articulo=3339 

 




Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook